11 de agosto de 2012

Reflexiones: Feedback

Hace poco, por twitter, me di cuenta de que este tema merecía tener una reflexión propia, larga y tendida. Y es que creo que todos estamos de acuerdo en que el feedback es muy importante. ¿Pero hasta qué punto lo es? Por supuesto, y para quiénes no sepan lo que es, el feedback es, técnicamente, una respuesta a algo que se ha hecho para dejar clara tu opinión respecto a lo que estés respondiendo, y de esa manera ayudar al otro con tus comentarios a mejorar.











Como ya digo, la idea de tratar este tema nació por una respuesta que obtuve en twitter cuando mencioné mi incógnita de por qué la gente no comenta cuando alguien muestra claramente que se ha esforzado y currado las cosas. Sigo preguntándomelo a día de hoy porque sigo sin entender a la gente y sus criterios a la hora de dejar su opinión. Quizá es porque yo me tome las cosas muy literalmente, y por eso considero que las cosas son su esencia y como habría que tratarlas. Este blog siempre ha fomentado el debate, los comentarios con calidad, con contenido y el intercambio sano de ideas y opiniones. Pero, por desgracia, a casi nadie le interesa hacer esto. Desde mi punto de vista, eso provoca que el blog pierda un poco de su esencia. Porque uno de sus objetivos es ese, conseguir crear un espacio donde compartir gustos, ideas, advertencias, cualquier cosa. Y si no existe un feedback, no se está compartiendo nada realmente. Se habla, se habla, pero nunca se sabe si todo lo que estás diciendo le llega a la gente de algún modo o, simplemente, estás hablando sola porque a nadie le interesa lo que estás diciendo al no recibir ningún tipo de feedback.

Una de las cosas que yo pretendo conseguir con cada cosa que hago es mejorar. Me gusta conocer mis errores porque sabiéndolos puedo corregirlos y mejorar. Sin embargo, si no existe un feedback, cuesta muchísimo más darse cuenta de esos errores. Y por eso, uno de los motivos por los que valoramos tanto los comentarios, muchísimo más que los seguidores, es por esa retroalimentación. Por esas críticas constructivas que nos ayudan y nos hacen ver si vamos bien encaminados hacia una buena reseña (o lo que sea) o no. Por supuesto hay comentarios de todo tipo, desde el «muy buena reseña» sin ningún tipo de argumento, ni mención a nada de lo que hayas dicho, pero al menos te dejan claro que les ha gustado en general, pasando por el «me he divertido leyéndola» que, al menos, te deja entrever que algo de lo que has dicho les ha hecho gracia, o el «me llama la atención» que no sabemos si se la llama por la ficha y sinopsis o por qué. Hay muchos tipos diferentes de comentarios, y también de objetivos. Por supuesto, de vez en cuando tenemos pequeños milagros y comentarios que realmente expresan lo que esperamos y podemos incluso responderles. (Soy de las que piensan que para responder «vale», «de nada» o las típicas respuestas que parecen copiadas y pegadas, es mejor no responder).

El fomento de debates no requiere señalar tanto los fallos o aciertos que has visto (porque señalar los puntos buenos también ayuda para saber lo que tienes que seguir haciendo) o las sugerencias de cómo lo mejorarías, sino más bien el simple intercambio de opiniones de contenido. En cualquier tipo de entrada, quien sea puede tener una opinión al respecto y decirla, y desarrollándola más o menos puede tener un comentario extenso o corto. Pese a que muchos se disculpan y dicen cosas como «no me enrollo más, que me va a salir tan largo como tu entrada» ¡no tienen por qué! En serio, ¡no tenéis por qué disculparos! (Eso sí, os recomiendo que si de verdad va a ser muy larga, la copiéis antes de enviar por si las moscas). Nuestro objetivo es precisamente ese. Queremos ver vuestra opinión, cuanta más extensa, mejor, porque más estaremos compartiendo. Porque se convierte en algo recíproco. Nosotros decimos algo, vosotros respondéis al respecto con lo que os parezca. De esa manera podemos llegar a conocernos mejor y obtener esa retroalimentación de la que estamos hablando. Porque no todos los comentarios tienen por qué estar de acuerdo con lo que decimos. También es cierto que existe una diferencia entre decir que no estás de acuerdo con algo desde el respeto y argumentando por qué, que decir directamente «esto es una mierda y eres imbécil». Creo que nos entendemos ante este punto, ¿no? Si llevamos mucho tiempo en internet, y manejando las palabras, es fundamental controlar un poco el lenguaje y escoger adecuadamente lo que vas a decir, pensando en cómo suenan por escrito y si esa es a actitud que quieres ofrecer.

Ahora bien, ¿hasta qué punto es necesario el feedback? Aquí depende mucho de cada persona. Yo, en particular, me esfuerzo al máximo en todo lo que hago; siempre intento que todo salga bien y esté impecable. Y, lo cierto es que, cuando después de todo lo que he hecho no he recibido un solo comentario, me desanimo. Me desanimo porque pienso que no ha servido para nada, que todo lo que he hecho es inútil porque no consigo llegar a la gente, ya que no les interesa lo más mínimo. Y empiezo a culparme y a pensar que hay cosas que no estoy haciendo bien, y a frustrarme por no descubrir cuáles son porque nadie me las dice y sola no consigo descubrirlas (precisamente aquí entra el feedback y el que sin él es prácticamente imposible entender cómo mejorar). Aquí habrá gente que diga «yo sí lo leo y me gusta, pero me da pereza comentar». Eso está muy bien, de verdad, pero yo no tengo por qué saberlo. Es decir, si no hay una prueba evidencial, yo no sé que esas personas existen. Si nadie me dice «ey, lo he leído», yo no sé si lo han hecho. Como digo muchas veces: no leo mentes. Si la gente no me dice las cosas, no tengo manera de saberlas. Y por ese motivo considero imprescindible obtener feedback.

Habrá otros que no se desanimen y sigan haciéndolo igual pese a no tener feedback porque este no les importe tanto. Habrá quienes se conformen únicamente con hacer las cosas porque eso es lo que les gusta sin tener ninguna consecuencia alrededor. Habrá a quienes sí les importe, pero tengan la suficiente confianza como para pensar que vendrán quienes sepan valorarlo. Habrá un montón de gente diferente a las que esto les importe más o menos. Pero yo soy del tipo que he dicho en el párrafo anterior. Soy bastante perfeccionista, no puedo evitarlo, y es muy, pero que muy frustrante el no poder serlo porque soy incapaz de ver qué falla. Por no poder arreglarlo sola. Es una lucha constante conmigo misma para que una parte de mí no muera. Y es agotador. Pero otra cosa que puede llamar la atención de mí es que no me rindo. Pese a que yo misma quiera rendirme, no puedo. Incluso eso es frustrante. Porque sigo pensando, y pensando. Viendo cosas incomprensibles. Viendo reseñas con fallos por todos lados y, sin embargo, con múltiples comentarios diciendo lo grandes que son. Y cuando llego a ese punto no puedo evitar pensar: ¿me he perdido algo? ¿Acaso estoy esperando o pidiendo demasiado? ¿Qué criterio sigue la gente? ¿Soy la única en pensar así?

Para terminar solo queda añadir que hay que predicar con el ejemplo. ¿Pero eso sirve de algo? ¿La gente lee los comentarios de otras personas? ¿Les interesa realmente el debate? Yo misma, de nuevo, me pondré como ejemplo. Normalmente comento cuando una entrada (reseña, análisis, reflexión, lo que sea) en particular me llama la atención por lo que sea. Y ese lo que sea es lo que después digo en mi comentario. Puede tratarse de la opinión que tenga alguien sobre lo que ha dicho sobre un personaje, o sobre las hipótesis que lance. Si veo que una reseña no me dice absolutamente nada, no suelo comentar, es cierto. Y quizá por eso piense así, porque sigo mi propio ejemplo (y porque es lo que me resulta más lógico). Cuando veo que la reseña tiene erratas me da reparo decirlo en un comentario porque no sé cómo le puede sentar eso al autor, pero yo aquí os estoy diciendo que es lo que quiero, porque quiero mejorar, así que eso no os sirve como excusa a vosotros. También es cierto que, aunque algo me llame de una reseña, si esta posee más de cincuenta comentarios me da de nuevo bastante reparo en comentar. En primer lugar porque cuando comento, lo primero que hago es leer todos los comentarios que hay para intentar no repetir o incluso para responder a otros y, normalmente, con tantas personas, lo que yo pueda decir no será tan importante. Y de nuevo, esto no es excusa para vosotros en este blog porque os aseguro que nunca hemos tenido tanta cantidad de comentarios. ¡Ojalá! Pero ya sabéis a lo que me refiero; comentarios de verdad, que cumplan algunos de los objetivos que he mencionado: feedback o debate.

25 comentarios:

  1. Voy a empezar comentando por lo que dices al final... xDDD El simple y llano motivo por el que ves comentarios de "ohh, genial reseña ;)" en reseñas que no tienen ni pies ni cabeza es porque la gente no la ha leído, sin más. Para nuestra desgracia existe un número de personas que sin leer las entradas quieren comentar, el motivo yo no lo entiendo ni quiero hacerlo, cada uno es libre de hacer lo que le salga de la tecla.
    En verano también se nota mucho el bajón en los comentarios, la gente está menos tiempo online o si está prefiere no leer reseñas... No se, cada cosa tiene su época.
    Yo suelo comentar cuando creo que puedo aportar algo, seguramente leeré decenas de reseñas al día pero igual solo comento en un puñado de ellas porque a mi me da bastante aprensión dejar un "como me encanta", para eso me lo callo y ya está.
    También está el "si no me comentas, no te comento" que mucha gente parece que tiene grabado a fuego en la mente...

    No se, hay muchos factores que hacen que los comentarios en un mismo blog puedan pasar de 60 a 5 de una entrada a otra. Por un lado está bien buscar algo de reflexión por parte del administrador del blog, pero por otro... piensa que gran parte de los que te comentan ya tienen blog y para contarte su opinión dejándote un comentario de un libro pues lo reseñan en su blog y ya está xDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, lo normal es comentar si tienes algo más que decir, aportar, o simplemente destacar porque te ha llamado la atención. Si eso lo entiendo, pero lo otro no... Y puedo volverme muy reflexiva hasta acercarme a la respuesta, ¿eh? Pero el caso es que nunca lo consigo y acabo lanzando la pregunta al aire por si a alguien se le ocurre alguna cosa o puede darme una explicación, como es el caso. (En ocasiones rozo la obsesión... Creo que debería haberme ido por Psicología xD).
      Hasta hace poco pensaba que el «te sigo, me sigues» y el «te comento, me comentas» era una leyenda urbana. Hasta que vi uno con mis propios ojos xDD

      Y sobre lo que dices que los comentaristas también son bloggeros... Pues precisamente por eso. Hay que empezar a dar ejemplo, ¿no? Si ellos también quieren lo mismo, deberán dar el primer paso antes, ¿no? Aunque sea solo repetir lo mismo que dijo en su reseña, pero respondiendo algunos puntos diferentes que haya visto en la que comenta... No sé.

      Eliminar
  2. El feedback es, simplemente, necesario y mucho, porque si no parece que estás hablando con la pared. Es importante saber que hay gente que lee y comenta lo que le parece cada entrada.

    Eso sí, últimamente todos los blogs estamos teniendo problemas de lectores que se están mudando a redes sociales y que parece que les cuesta teclear un comentario.

    Una lástima.

    Buen post. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre las redes sociales no tengo ni idea. Pese a que tengamos Facebook apenas lo utilizamos porque se actualiza solo... así que no entiendo a qué te refieres.
      De todas formas, si comentan allí, sigue siendo un comentario, ¿no?

      Eliminar
    2. Me refería a que muchas personas están prefiriendo comentar en redes sociales lo que opinan de los libros o de la entrada que cuelgas que en el propio blog, por lo que aquello que está cambiando es la forma de feedback ante todo.

      Eliminar
  3. Lo de comentar o no comentar... Yo leo casi todas (si no todas) vuestras entradas. Estoy pendiente de las reseñas, de las nuevas secciones que caen en el olvido y de las (pocas) que seguis recuperando. He ckmentado pocas veces, alguna de ellas con posts kilometricos y otras con el tipico "biem hecho" y sinceramente si no comento mas es porque no tengo nada que decir.

    Si algo esta bien hecho no se suele recalcar la calidad de la entrada, simplemente porque la calidad resalta por si misma. En cambio si que es verdad que los comentarios negativos suelen ser los mas abundantes por internet. Y a mi excepto que pueda mejorar algo(aunqie este mal hecho) no ofrezco mi opinion. No entiendo a la gente que dice "mierda de entrada" y no lo argumenta. Y yo no soy asi.

    En cualquier caso, si es tan importante para vosotros haré un esfuerzo y comentaré mas a menudo. Un Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, si además tú eres de los poco que votan en WHS (muchas gracias, por cierto). Pero con lo de que «la calidad resalta por sí misma» no es tan evidente. Puede parecértelo a ti, pero si no se hace o dice nada al respecto, entonces solo acabas sabiéndolo tú. A mí una cosa que me llama mucho la atención, o que me gusta mucho, acabo por compartirla de alguna manera con alguien. Ya sea con gente para decirles que la lean también, o como un comentario (en el blog, en twitter, en persona xD) para decirle al responsable que es así.

      Eliminar
    2. Con esta llamada de atención que has hecho supongo que si que nos animaremos a darte opiniones pero creo que hay otra forma de ver como de bueno es tu trabajo. Las visitas.

      ¿Realmente crees que si tu blog no fuese bueno, que si los Hacedores no os implicarais con las reseñas, que si tuvieseis faltas de ortográfia, que si no argumentarais vuestras opiniones, si los sistemas de puntuación no fuesen consistentes y vuestras reflexiones no fuesen motivo de debate la gente seguiría leyendo vuestro blog?

      Nop.

      Y los que lo hacemos (casi) a diario es porque hemos encontrado un sitio donde buscar libros para leer en primavera y verano, en otoño e invierno. Un sitio donde tenemos webseries interactivas,concursos, salseo de vez en cuando, post kilométricos (ya os dije cuando el podcast que tendrían que poder ser mas largos)e incluso ¡un conejito parlante esporádico! Si crees que hay muchos blogs por la blogosfera mejores que el vuestro estas muy equivocada.

      PD: WHS mola, cuenta con que siga comentando por ahi de forma febril.

      Eliminar
  4. Yo también soy de las que comentan cuando tienen algo que decir. A ver, no suelo comentar en todo lo que leo, a veces porque no estoy en mi casa y simplemente me limito a leer la entrada y decirme a mí misma que ya comentaré en otro momento (cosa que normalmente no hago, lo confieso), y otras veces simplemente porque creo que no tengo nada que decir, porque he leído mil reseñas del mismo libro y ya estoy un poco cansada de comentar siempre lo mismo, porque acabo de hacer reseña divagadora del libro en mi blog o por simple y pura pereza.

    Lo que no hago es comentar por comentar, si no me leo una entrada no me verás dejando el típico comentario de "qué buena pinta y viendo lo bien que lo pones le daré una oportunidad". ¿Perdón? ¿De verdad has leído la reseña? Porque tan bien no lo he puesto... Otro comentario que me toca mucho la moral "pinta bien, pero ya estoy cansada de empezar sagas". ¿Perdón? Pero si he dicho que era libro único. Y así un montonazo de comentarios que no entiendo. ¿Comentar por comentar? ¿Por compromiso? Yo prefiero que no me dejen nada a que me pongan algo así la verdad... porque es que se nota que no has leído la entrada. Hay gente que me dice directamente "no la he leído porque no quiero saber nada, pero me quedo con las citas y la nota". Y lo entiendo, yo a veces tampoco leo reseñas de libros porque prefiero no saber nada o porque me lo voy a leer en ese momento.

    Lo que dice Beleth de que hay gente que comenta por comentar es totalmente cierto. ¿El motivo? Yo creo que es el peloteo. El te comento y quiero de vuelta el comentario y si dejas de comentarme yo lo haré también. ¿Por qué? Eso si que no lo sé... supongo que les gustará ver más comentarios en una de sus entradas o a saber. Yo al principio de abrir el blog me pasaba horas y horas del día leyendo entradas y comentando en prácticamente todo blog que seguía, pero con el tiempo me he dado cuenta de cómo funciona este mundo y ya paso. No tengo tiempo para hacerlo y el que tengo prefiero dedicárselo a leer o a hacer cualquier otra cosa. Si alguien no me quiere comentar porque yo no le comento pues bien, me da igual. Eso de comentar por "obligación" no nos lleva a ninguna parte. Al igual que comento donde me da la gana aunque el administrador de ese blog nunca se pase por el mío. Si me gusta, ¿qué más da? Me prece una tontería. Pero vamos a dejar este tema de lado porque es un tema que no tiene fin.

    Sobre el debate, pues te seré sincera. Me gustan a veces, pero para una reseña pues no me pongo a leer todos los comentarios de una entrada, a menos que esté muy aburrida o el libro en cuestión sea muy polémico. Y si ya son entradas donde hay más de 50 comentarios ni me lo planteo, porque seguro que ya está todo dicho. Si es cierto que me encantan los comentarios donde se nota que te has leído mi reseña (yo también intento dar todo de mí en ellas y como a ti, me gusta saber que alguien la ha leído completa). Pero también sé que hay mucha gente que solo lee y no comenta nunca... lo sé porque muchas veces recibo correos de lectores con los que nunca he tenido trato pidiéndome opinión o simplemente para saludar y decirme que le gusta mis reseñas y que aunque no comentan suelen leernos. Y porque yo tambié lo hago, así que...

    Ahora sigo... aiss, si que me he enrollado!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y no te llaman la atención los mensajes largos? Porque, a primera vista, con estos dos tuyos, mis ojos hacen chiribitas y me entran muchas ganas de leerlos. A otros les puede resultar un coñazo, imagino, pero... jo.
      Pero lo que dices... el caso es que tú lo sabes. Y lo sabes porque alguien te lo dice, en algún sitio aunque no sea la entrada misma. Pero en algunos casos no hay nada de eso. Sea del género que sea. Y la reseña de ese mismo libro la puedes ver en otro sitio, en el que solo te hacen un resumen, y tener muchos comentarios. Sin embargo, aquí que la analizas más a fondo... ninguno. Y sí, puede ser peloteo... pero es que es muy triste. Quizá soy muy idealista y prefiero pensar que hay otra explicación más comprensible.

      Eliminar
    2. ¿Que si me gustan los mensajes largos? ¡Me encantan! Cada vez que Silvia y yo vemos un comentario largo las dos ponemos caras de tonta y lo leemos emocionadas. ¿Sabes? Incluso hemos dicho un par de veces que algún día tendríamos que meter algún mensaje en mitad de una reseña larga y regalarle algo a quién comente algo al respecto. Solo por ver quién lee la entrada al completo, XD

      No te vuelvas loca, en serio. Es por lo que te digo: peloteo. Te digo que es por eso porque al principio de tener el blog solía tener tropecientos comentarios en todas mis reseñas. ¿Y por qué? Porque como te decía, me pegaba horas leyendo todas las entradas de los blogs que seguía y comentándolas. Porque me niego a no leer una entrada y comentar igualmente cualquier tontería que se me pase por la cabeza, eso me parece una falta de respeto. Y como a la gente le va el "te comento y me comentas", pues el resultado es que te veías muchos comentarios que no aportaban nada. Hasta que me vi agotada, con dolor de cabeza de tantas horas que me pegaba con el ordenador (que aparte de leer entradas y comentar, con una reseña mía suelo pegarme mis buenas dos horas haciéndola...). Y sinceramente, no vivo por y para el blog. Y mucho menos para los comentarios por compromiso. Por eso ahora me lo tomo de otra manera. Que me comente quién quiera y quién no pues nada que yo hago lo mismo. Hay gente que me comenta a las que yo solo les comento muy de vez en cuando y al revés. Pero ya está. Tienes que tomártelo de otra manera y disfrutar de lo que haces y listo. ¿Qué da rabia? Pues sí. ¿Qué hay reseñas muy mal redactadas que cuentan poco menos que el resumen y tienen más comentarios que una tuya bien elaborada? Pues también. Pero qué le vamos a hacer...

      Por eso tampoco valoro lo de los seguidores. ¿Cuantos blogs que empezaron a la misma vez que nosotros tienen el doble o triple de seguidores? Un porrón. ¿Y por qué? Creo que no necesitas respuesta a esa pregunta. Considero que ni estamos en una competición ni nadie nos paga por lo que hacemos. Así que lo mejor es difrutarlo sin malos rollos y listo. Y que cada uno lleve su blog como le parezca.

      Eliminar
  5. Es cierto que después del curro que te pegas de alguna manera necesitas ver una prueba de que lo que has hecho ha servido para algo, y de ahí los comentarios. Pero también hay que planteárseo de otro modo, pensando que el trabajo que haces lo haces principalmente para ti misma. Para mí el blog es una manera de desahogarme, porque en mi círculo de amigos no hay muchos lectores que compartan mis gustos y necesito contárselo a alguien. Habrá gente que lea mis divagaciones y gente que no, pero ahí ya no puedo hacer nada. El blog también me ha servido para conocer a gente que comparte mis gustos, personas con las que tengo cierta afininidad y a las que directamente les escribo para decirles "ehhh, léete este libro YA, que sé que te encantará". Y ya con eso me siento bien. Supongo que cada una se lo toma a su manera.

    Otra cosa muy cierta de lo que dices es lo de ver tropecientos comentarios en una reseña mediocre. Lo que te hace pensar mucho al darte cuenta que en una reseña tuya del mismo libro solo tienes 10 comentarios (o menos). Pero por eso no tienes que deprimirte, porque volvemos a remitirnos al primer caso, puro y duro peloteo. El "te comento porque me comentas". Esas personas siempre tendrán tropecientos comentarios, aunque sean del tipo "qué genial" o "qué buena pinta, me lo apunto". No sé si me explico... No es que estés haciendo nada mal ni mucho menos.

    Y bueno, los comentarios también dependen de los libros, eso lo tengo comprobadísimo. Normalmente en una novedad juvenil suelo tener tropecientos comentarios, al igual que en un libro de otro género y que sea polémico o tenga concurso de por medio (como 50 Sombras de Grey). En cambio, un libro sentimental, los álbumes ilustrados o cualquier otro género suele tener muy pocos comentarios. Lo que me hace pensar que tenemos más lectores de literatura juvenil que siguen el blog.

    Y menuda parrafada te acabo de soltar, madre mía... XD (lo tengo todo guardado, XD).

    En fin, que puede que sean pocos, pero ten por seguro que hay gente que valora tu trabajo y el de tus compañeros. Que te comenten o no ya es cosa del momento, las circunstancias y las ganas... Ahora mismo había leído la entrada completa desde el iPad de mi novio y había pensado dejar el comentario para el lunes (que es cuando vuelvo a casa), pero sé que si lo dejo para el lunes jamás te comentaré nada porque se me olvidará o ya no tendré la misma disposición para comentarte todo lo que quería comentarte hoy... Y eso mismo nos pasa a muchos (al final he entrado al ordenador y te he comentado: es ahora o nunca! xD).

    Un besote wapa y ánimos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente porque gran parte del trabajo es para mí misma, y debido a esa vena perfeccionista que tengo, necesito saber si es ciertamente así o cómo podría mejorarlo para perfeccionarlo más a la próxima. Pero, como he dicho también, todo depende mucho de cada uno.
      (10 comentarios ya me parecen muchos xD)

      Muchas gracias por el esfuerzo entonces xDD
      Si tengo clarísimo que todos los que comentáis aquí ahora sois grandes comentaristas que hacen que mis ojos brillen por vuestra extensión, así que gracias por comprenderme un poco xDD

      Eliminar
  6. Por cierto (creo que he gastado mi cupo de debate por un tiempo, madre!! xD). Otra cosa que no te comenté... Supongo que todos tenemos una serie de blogs de lectura obligatoria, blogs de personas muy afines a ti y demás. Yo tengo unos cuantos así, blogs de referencia como yo los llamo (no comento en todos, en algunos sí por más afinidad con la persona, pero no en todos). Porque a ver, seguir sigo tropecientos blogs, pero es imposible ver todas y cada una de las actualizaciones de todos los blogs que sigo (suelo entrar en las entradas que más me interesan, pero hasta ahí). Pero si me gusta cómo escribe el administrador. Para mí esto es la base fundamental para leer un reseña, que me guste cómo escribe. No me valen reseñas de una línea que digan "libro recomendadísimo, me ha encantado!!". ¿A sí? ¿Y por qué? ¿Y cuáles son sus puntos malos? De ahí que un blog como el tuyo, el de Belldandy, Beleth, Elwen, Natalia, etc. (por ponerte ejemplos de blogs que sé que conoces, aunque a estas alturas seguro que todos nos conocemos, xD), formen parte de mis blogs de referencia. Porque sé que no les dan una buena nota a un libro porque sí y que van a explicar los pros y los contras con fundamento. Puede que no comente siempre, es más, puede que incluso no comente la gran mayoría de las veces. Pero si me quiero comprar un libro iré a buscar reseñas en mis blogs de referencias y no en otros.

    En fin, no me enrollo más.

    ¡¡Un besote!!

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que con lo que ha dicho Arse, no me queda gran cosa por añadir. Madre de diox, lo que le gusta a esta mujer enrollarse y divagar XDDDD =P

    Mi consejo es que no te comas la cabeza pues no merece la pena. Que hay blogs con muchos comentarios cuando las reseñas son una mierda. Pues perfecto. Pero te has parado a leer esos comentarios? Van al nivel de las reseñas. Yo prefiero tener un par de comentarios de gente que sé que se lee la reseña y comenta las 2-3 cositas que le parecen relevantes a un montón con el típico "me gusta, me lo paunto" y similares.

    Y te comentaría algo más pero me acaba de llegar un mail que me ha cortado el rollo... sorry

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si estoy de acuerdo, pero es que ni un par de comentarios de ese estilo solemos tener normalmente ;_;
      Y es muy triste tener que estar pidiéndolo, la verdad u_ú

      Eliminar
  8. Yo creo que este es uno de los temas que menos bloggers admiten abiertamente aunque a todos les haga tilín. Es posible que muchos digan que escriben en el blog para ellos mismos o que da igual cuantos comenten pero, seamos sinceros, cuando alguien abre un blog es para compartir con otras personas y, obviamente, cuando compartes con alguien, esperas algo a cambio.

    Si escribieras para ti mismo, tendrías un diario. Las cosas como son.

    ¿Qué es lo que ocurre con los comentaristas? Pues que hay de tres tipos:

    -Los de los concursos
    -Los del compromiso
    -Los ocasionales
    -Los que lo dejan para luego

    Y explico:

    El primer tipo de comentaristas sólo aparecerán siempre y cuando haya un concurso que les atraiga y cuyas condiciones incluyan un comentario en la entrada relacionada o participación en la selección de ganadores; el segundo tipo son los coleguillas, aquellos que tienen aprecio al dueño del blog y comentan a modo de gesto de cariño (cosa que no veo mal pero se cierra mucho el círculo de comentaristas). Por último, están los de mi clase: Gente demasiado ocupada y/o demasiado vaga que cuando se pone a leer las actualizaciones bloggeras tiene tanto cansancio encima que es incapaz de mecanografiar una simple opinión hasta que un día le da por ahí, bien sea porque el libro reseñado en cuestión sea de sus predilectos, porque hay una discusión acalorada o, simplemente, porque les apetece pertenecer a la primera categoría.
    El último tipo (de los míos) lee, quiere comentar, pero prefiere digerir la reseña o la opinión y después comentar con criterio; el caso es que pasan los días y cuando se pone al asunto, ha pasado tanto tiempo que piensa que no tiene sentido, luego encuentra otro post que le llama la atención y el ciclo se repite.


    Por otra parte, existen diferentes motivos por los cuales una persona no postea. También por categorías:

    -El que quiere comentar y no ve el momento
    -El novato
    -El que quiere ser ingenioso y no puede
    -El que sabe que habla por los codos
    -El que quiere dar buena impresión y no sabe como
    -El que busca atención para que los de ese blog lean el suyo propio

    Explicación (me encanta esto, por favor):

    El primer tipo está deseando comentar porque le gustan las opiniones, las reseñas y todo lo demás, pero da la casualidad de que ninguno de los libros se lo ha leido o no le interesan, así que acecha el momento en el cual ejecutará su comentario maestro.
    El segundo tipo tiene timidez por los cuatro costados, se cree rodeado de bloggeros veteranos con años de experiencia y mayor conocimiento de la red que él, así que se achanta y mira desde la distancia.
    El tercer tipo es el que quiere hacer un comentario que pase a la posteridad, esa frase legendaria que haga reir a los propietarios del blog, lo que pasa es que u otros se le han adelantado o lo que dicen los demás eclipsará su idea, así que, como el anterior, se achanta.
    El cuarto tipo es mi tipo (como puede comprobarse). Un día nuestras madres nos pagaron un cursillo de mecanografía y ale, a escribir como escribanos. Casualmente, somos los más vagos de todos.
    El quinto tipo es como el del ingenio, con la excepción de que este busca respeto y que en un futuro, se busquen sus opiniones por ser serias y llenas de verdades como puños.
    El sexto tipo, tiene un blog poco leido y bastante perdido, así que aprovechará la reseña de un libro que ha tratado para anunciar que él también ha hecho una reseña y que los demás pueden leerla. También es un maestro de la publicidad subliminal, con lo que en algún que otro post te insuflará curiosidad por su blog.


    Ahora se puede elaborar un cuadrante entre tipos de comentaristas y motivos y sale un juego bastante entretenido.


    Menudo rollo he soltado por delante.


    PD: Pertenezco a las peores categorías de todas. Qué triste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perteneces un poco a todas por lo que he podido apreciar en tu comentario (¿qué? También me ha hecho gracia xD).
      Muchas gracias por tu comentario y por el gran análisis que has hecho. A todas las categorías que nombras (o a algunas de ellas) creo que les he dejado claro en esta reflexión que no se corten. Si es porque se enrollan mucho, bienvenidos sean porque me encanta. Si es porque no sabe, que lo intente. Lo importante es compartir, y si no se practica no se aprende :3

      Supongo que la culpa en el fondo es mía por pensar que las cosas son de otra manera y que existe otra categoría en extinción: la que comenta siempre lo que le interesa y llama la atención y lo hace a conciencia. ¡Pero es que sí existe! Y todos vosotros sois ejemplo de ello... solo que no siempre... No sé xDDDDD

      Eliminar
  9. Esa gente que comenta lo que le interesa, llama la atención y lo hace a conciencia -solo que no siempre-, son los ocasionales y aparecerán en función de las horas de sueño que tengan encima o que les falten. La clasificación nunca falla.

    En mi caso, hoy me he echado la siesta en la playa. Me he quemado la espalda, pero he dormido a base de bien y ahora comento que da gusto.


    No sé si es un comentario positivo o negativo, tendré que estudiarlo.


    En fin, prometo dormir más y comentar más a menudo, que este es uno de los pocos blogs de los que me fío profundamente a la hora de decidir si me quiero leer algo, así que al toro.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Mira, yo además como autora me he dado cuenta de varias cosas:

    a) las reseñas buenas no suelen tener muchos comentarios: no llaman, sobre todo si la persona usa tono serio y explica el porqué ha gustado (cuando estaba con k, me dedicaba a poner cosas de ritmo, tramas, relaciones... todo, vamos y no comentaba ni el tato).

    b) Las reseñas malas atraen a la tira: pero encima si hacen escarnio (ojo, con gracia puede estar bien, pero muchas veces llegaban a ser crueles) la gente ya está feliz y todos aplaudiendo.

    Como autora, me encontré una reseña que la persona no acabé de ver que lo entendiera y hubo cosas de las qeu se quejó (se quejó, pero me dio mucho a favor y me dijo entretenido), una comentarista dijo que había leído MUCHAS reseñas negativas sobre mi libro y ya no quería leerlo. Tras leer esa medio reseña negativa, pues muchos dijeron que no iban a leerme en una linea, sin dar motivos o inventándose cosas. En cambio, en los que me reseñaban a favor, casi no comentaba nadie XD y yo misma reconozco que a veces miro las reseñas negativas de algunos blgos, porque me provoca curiosidad.

    A veces es complicado comentar, sobre todo si no lo has leido,de ahí cuando aprezco que leo un libro autoconclusivo o saga pregunto por si aca, para comprármelo, no hay tanta pasta :P y eso anima más a comentar. Mira cómo nos ponemos con las de pratchett, que khardan y yo nos apropiamos de los coments

    ResponderEliminar
  11. Nastardes, Alexia.
    De verdad, me alegra mucho leer tu entrada, me alegra de verdad que alguien piense esto también.

    Con mucho mimo Panmios y yo regentamos nuestro hueco literario, y, desde luego, hay cosas que para mí son sencillas y básicas:

    · Una de las cosas con las que más disfruto es hablando sobre libros, cómics y cuentos. Lo disfruto de verdad, preparo con ilusión una reseña porque, sencillamente, me gusta muchísimo hablar sobre lo que leo. En mi vida real, de hecho, parloteo mucho sobre literatura. Destacar algo que se me haya hecho curioso, defender mi punto de vista frente a otros, argumentarlo. Ya sabes.
    Por tanto, me es imposible hacer una reseña falsa, una reseña vacía, hablo sobre un libro de la misma manera en la que le hablaría a un amigo sobre él. Lo hago de verdad, porque quiero compartirlo y quiero saber qué opinan otras personas.
    Es esto un punto tan de cajón para mí que ni entiendo las reseñas que no tienen ni un poquito de huella de la persona que está tras la pantalla, reseñas impersonales y huecas. Si quieres libros gratis, sencillamente, acércate a una biblioteca.

    · Del mismo modo que tampoco soy capaz de comprender para qué dejas un comentario si no tienes algo que decir en concreto, si no has leído la reseña o si nada te ha llamado la atención de ella. No estás obligado a comentar. Comenta siempre y cuando tengas algo que decir, algo que salga de tu cabeza realmente al leer lo que he escrito.
    Lo que me pone triste es que en rara ocasión se genera un verdadero debate en una reseña, sencillamente porque los lectores o es que no tienen opiniones nunca o es que no están dispuestos a dejar un comentario verdaderamente personal por pereza, a excepción de algunas personas, claro. ¿Y por qué? ¿De veras casi ninguna reseña de las que escribimos provocan una opinión en alguien? ¿Hacemos un trabajo vacío y por eso no genera ningún pensamiento sustancial en los lectores?
    Yo, la verdad, pienso en la forma en la que escribo mis reseñas, por ejemplo, incluso sería sencillo entrever mi personalidad en lo que digo... y sabiendo esto, de verdad se me hace triste y me desanima que viendo lo que compartimos nosotros no esté nadie dispuesto a compartir también. Es como si todos reservasen sus opiniones para sus propios blogs. Y aquí el siguiente punto.

    · ¿Para qué queremos cientos de blogs con cientos de seguidores si están vacíos? ¿Somos tan egocéntricos? Queremos que comenten nuestros blogs, que debatan en nuestros blogs, que nos hablen de nuestras reseñas, que les parezcan curiosas y que les despierten pensamientos, pero nadie está dipuesto a ser el que da, no el que recibe. Es todo tan... no sé, tan poco como yo me esperaba, tan impersonal y tan frío. No sabría decirte. Tantísimos blogs desesperados por crecer, y colaborar con grandes editoriales y tener seguidores a patadas como si fuesen caramelos. ¿Hay alguien detrás de ese blog? ¿Es un robot o es una persona? Y en caso de haber alguien, ¿qué le lleva a gastar todo su tiempo en ganar seguidores y libros? ¿no prefiere charlar sobre lo que le gusta y conocer a otras personas?
    Nosotros tenemos una centena de seguidores o así, y me gusta pensar que se quedan puramente porque les gusta lo que hacemos, ya que no les ofrecemos ninguna otra cosa.
    Nunca hemos hecho concurso, y si lo hacemos algún día, desde luego que ser seguidor no va a ser requisito. No quiero que se quede si no es por puro gusto. Que no me pagan por acumular seguidores. Tampoco te seguimos si nos sigues. Te seguimos si tu blog nos aporta algo. No te comento si me comentas. Te comento si quiero opinar algo sobre lo que dices, seas quien seas.

    Ya acabo con esto, solo, como tú, yo defiendo una blogosfera más humana. Que nos conozcamos, que nos interesemos por los demás y sus opiniones. No solo en nosotros, que eso no lleva a ninguna parte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joer, la adoro. Tiene toda la razón.

      Eliminar
    2. Pues creo que me saldrá una parrafada, pero navegando por ahi encontre tu blog (hasta que no termine exámenes estoy casi muerta) pero me parecido interesantísimo lo que dices.

      Pues en mi blog varia mucho. He notado que las reseñas de clasicos no tienen muchos comentarios pero las reseñas de libros juveniles donde soy sarcástica hasta el extremo tienen muchos más. Yo lo que hago es mirar el perfil de los que me comentan y de los blogs de los que soy fan. Si el blog del comentarista me gusta, pues me quedo, si no adiosín. Pero nunca comento por peloteo ni para que me comenten a mi.

      Realmente yo tengo un grave problema. Muchas de las reseñas que leo son de libros que no sé cuando llegarán a mi pais, y cuando las leo no tengo nada que decir. Podria decir "quiero que llegue a Colombia" pero creeran que no me he leido la reseña (cosa que no es cierta). Pero si lo he hecho, y si es un blog que me gusta mucho mucho no quiero irme sin dejar alguillo. Es una cosa que todavía me da quebraderos de cabeza >_>

      El peloteo me fastidia, nos gusta que nos comenten y si no lo hacen pensamos que hemos hecho mal. Con cuerdo con Gluubi, que a veces eso se ve mucho y me parece que comentan por obligacion. Yo prefiero solo seguir mis blogs favoritos y comentar en una entrada que tenga algo que decir. Pues eso.

      Eliminar
  12. Estoy totalmente de acuerdo. Yo he tenido dos etapas en la blogsfera, durante las cuales he tenido varios blogs... me sería difícil contarlos, pero principalmente ha habido uno para cada etapa, que era el que más actualizaba y al que le tenía/tengo más mimo: el primero era un blog personal en el que hablaba de todo lo que me gustaba, incluyendo reseñas de casi cualquier cosa, noticias y algunas paridas propias, y el segundo es el blog literario que comparto con Ohm. Durante mi primera etapa sí que se producía ese feedback tan sano, ese compartir de ideas y rara vez había comentarios de una sola línea. También es de resaltar que durante aquella época la gente que visitaba mi blog(esto era antes de que existiesen seguidores... cuán viejo me siento...) eran amigos de internet que conocí en la blogsfera pero que pronto agregué a msn y pasábamos mucho tiempo charlando, con lo que no era difícil que al colgar cualquiera de nosotros una entrada nos diera por discutir sobre eso en los comentarios.

    Sin embargo, tras años alejado de la blogsfera, al volver me he encontrado con que todo se ha vuelto muy interesado. Veo que la mayoría de comentarios se realizan para que el blog de la persona que comenta sea visitado de vuelta. Es decir, veo que en la mayoría de casos(no todos, por supuesto, hay excepciones notables), los comentarios se realizan para tener un seguidor más sin importar tener o no algo que decir, y que no importa tanto lo que se reseñe, ya que interese o no va a ser comentado. Es algo que me aleja mucho de la blogsfera actual, o al menos de la generalidad que veo. Por otra parte, yo no soy muy activo como comentarista, ni siquiera como visitante en páginas. Pocas veces me doy un garbeo por blogs, y cuando sucede, me tiene que gustar mucho lo que alguien ha dicho o de lo que hable para que yo comente. No suelo sentirme llamado a comentar nada. Tal vez sea por la impersonalización de tantos y tantos blogs que ha mencionado Ohm. Tal vez lo que debería hacer es darle otra oportunidad y visitar más blogs.

    ResponderEliminar
  13. Bueno, ante todo quería decir que si en twitter respondí a Alexia diciendo que si se molestaba en escribir aunque nadie le respondiese era porque nosotros aprendíamos y nos divertíamos con ella fue una respuesta intuitiva que después de leer esto cambiaré. Lo hice también para darle ánimos a que siguiese escribiendo, porque me parece genial que la gente abra debates, comente y deje sus impresiones en la red. No me gustaría que se dejara de hacer porque nadie comente, aunque ahora entiendo que es lo más importante. Pensé que al tratarse de twitter no se podía responder larga y tendidamente, pero con este debate que ha empezado Alexia comprendo que no solo se trata de eso, sino de dar unas palabras que aunque sean pocas, sean verdaderas y digan lo que de verdad pienso.
    A mí también me molesta mucho cuando en los foros la gente deja mensajes cortos y vacios de significado, porque quien los escribe lo hace ya sea para tener más mensajes o ser más conocido. Creo que si una persona se ha esmerado en abrir un debate, los demás deben seguirlo trabajando sus respuestas, porque si no es difícil continuar con la discusión. Respecto a los blogs, tampoco sé mucho porque anda menos por esos mundos, pero supongo que será lo mismo. Mi error viene de que pensé que twitter era diferente, como una especie de diarion en la que los twitteros exponían sus emociones, pero sin esperar una respuesta. Me doy cuenta de que no es así.
    A pesar de que creo que el feedback es importante, me parece que hay situaciones en las que si se depende del feedback es muy díficil avanzar. Por ejemplo, cuando se está escribiendo una novela o un cuento, está genial que la gente comente, te diga en qué puedes mejorar... pero si fuese así, si nadie opinase... ¿Qué pasaría entonces? La persona dependiente del feedback dejaría de escribir. La persona que saba vivir sin él saldrá adelante, sin importarle que nadie lea lo que ha escrito. Sé que es un caso extremo, porque a todos, (y me incluyo) nos gusta que se la lo que escribamos, pero no porque nadie vaya a hacerlo voy a dejar de hacer lo que más me gusta.
    Estoy de acuero con Panmios: en muchas ocasiones, no tengo ganas de dejar un mensaje porque solo la gente interesada se va a molestar en leerlo. Aquí es cuando llego a la conclusión hacia la que ha estado encaminada esta respuesta: lo acepto, el feedback es importante. Me he parado a pensar y he descubierto que si supiese que todos mis comentarios en la red fuesen a tener una respuesta me pasaría el día escribiendo y leyendo lo que dicen los demás, tanto para aprender como para mejorar.
    Muchas gracias Alexia.

    ResponderEliminar