5 de noviembre de 2012

La selección

Vio la hacedora vestidos radiantes y una competición por ver quién conseguía conquistar al príncipe azul.

Título: La selección
Trilogía: La selección I
Autora: Kiera Cass
Traductor: Jorge Rizzo
Editorial: Roca Editorial
A la venta el 12 de noviembre
Lee los primeros capítulos
Sinopsis: Para treinta y cinco chicas, la Selección es una oportunidad que solo se presenta una vez en la vida. La oportunidad de escapar de la vida que les ha tocado por nacer en una determinada familia. La oportunidad de que las trasladen a un mundo de trajes preciosos y joyas que no tienen precio. La oportunidad de vivir en un palacio y de competir por el corazón del guapísimo príncipe Maxon.
Sin embargo, para America Singer, ser seleccionada es una pesadilla porque significa alejarse de su amor secreto, Aspen, quien pertenece a una casta inferior a la de ella; y también abandonar su hogar para pelear por una corona que no desea y vivir en un palacio que está bajo la constante amenaza de ataques violentos por parte de los rebeldes.
Es entonces cuando America conoce al príncipe Maxon. Poco a poco, se empieza a cuestionar los planes que ella había hecho para su vida y se da cuenta de que la vida con la que siempre soñó puede no poder compararse con el futuro que nunca se atrevió si quiera a imaginar.

Opinión: Debido a todo lo que me ha hecho sentir este libro no puedo cuanto menos hacerle esta reseña para plasmarlo. Desde el principio supe que el libro me iba a gustar, aunque siendo sincera no tenía ni idea de qué iba a tratar. La portada me enamoró y después, cuando vi el booktrailer, las ganas y la curiosidad me pudieron. Y lo mejor es que no fue tan solo su cara bonita lo que me atrajo de él, pues en cuanto empecé a leerlo, no pude soltarlo más. La historia me resultaba conocida, pero a la vez distinta. He notado algunas referencias que han hecho que el libro me guste aún más, y que le cogiera más cariño por momentos, y si bien resultan tópicos muy vistos, la forma de usarlos y su contexto me han hecho apreciarlos más e incluso llegar a considerarlos originales (aunque en el fondo no lo sean).

La historia nos sitúa en un mundo distópico donde, tras la Tercera Guerra Mundial, se crea el reino de Illéa en Estados Unidos, dividido a su vez en clases sociales enumeradas del Uno al Ocho, donde los primeros son la realeza, y los últimos los vagabundos; aunque, por supuesto, también existen otros que no se rigen por estas etiquetas y son llamados rebeldes. Si pensáis en Los juegos del hambre o Divergente, creo que os podéis hacer una idea de estas categorías, pero mientras que en estas dos sagas el reparto se basa en aptitudes (Los Juegos por sus distritos especializados y Divergente por la personalidad de cada uno), en La selección va por herencia, con la posibilidad de subir de rango pagando por él (un poco así como en la película InTime). Pero este joven reino no solo se caracteriza por esta división, sino también por sus leyes y su intento de mantener a la población controlada y protegida. De esta manera existen toques de queda y la imposibilidad de salir de noche, así como una ley que te impide tener relaciones sexuales sin haberte casado. Para colmo, los enlaces suelen producirse entre mismas categorías, dado que casarse con castas inferiores suele estar mal visto y resultar extraño, pues ¿qué chica querría perder las comodidades que tuviera para enfrentarse con algo peor? Porque sí, son las chicas las que cambian de casta en caso de producirse un cambio. No es algo imposible, pero sí muy raro. De esta manera nos lo presenta America, la protagonista de esta historia que es una Cinco, y está enamorada de un Seis.

La novela está contada en primera persona desde el punto de vista de America, lo cual nos acerca a ella y a sus sentimientos. Sin embargo, es curioso cómo al utilizar el pasado en el tiempo verbal nos permite entrever que hay muchas más cosas que nos está ocultando -con relación a su estado de «ahora»- y que puedes perfectamente intuir. Esto quiere decir que hay cosas que son previsibles, quizá por los tópicos, pero también hay otras que consiguen sorprenderte y dejarte con ganas de saber cómo va a continuar, y si eso va a ser bueno o no. Como mencionaba al principio, en este sentido, la novela me ha estado recordando, sobre todo al principio, a otras dos a las que, por cierto, también les puse muy buena nota. Pero los títulos los iré desvelando más adelante. De momento os voy diciendo que como protagonista adolescente, ella parece tener al principio las cosas muy claras: lo que quiere es estar con Aspen, su amado Seis, y olvidarse del resto del mundo. Pero no puede hacerlo porque está en una edad en la que a todas las chicas del reino les llega una carta, una invitación para formar parte de la Selección... y claro, aunque a ella eso le da igual, su madre insiste en que se presente y aspire a ser la futura reina de Illéa. «¿Cómo?» os estaréis preguntando. Pues bien, es que en realidad la Selección es un concurso en el que el Príncipe Maxon elige esposa. Y no solo eso, sino que además es un concurso que todo el reino sigue por televisión. Sí, es un reality show, de estos a los que estamos más que acostumbrados por la televisión real. Y quizá esa sea la forma en la que el lector tenga que enfrentarse a ese hecho: tomándolo como algo normal. Al fin y al cabo, los propios personajes así lo hacen y hay que estar en armonía con ellos y con su mundo, por muy extraño o criticable que nos pueda parecer a nosotros.

Hasta aquí no hay que ser unos genios para saber que America va a acabar en el concurso, una de las cosas previsibles que podíamos esperar. Pero el desarrollo del mismo, así como sus sentimientos y relaciones con unos y otros personajes son la clave para mantenerse enganchados a la lectura. El primer libro que me vino a la mente leyendo este fue CinderNo sabría decir muy bien por qué, pero sé que después el Príncipe Maxon me recordó mucho al Príncipe Kaito, y también tenía que ver, por supuesto, con el cuento de la Cenicienta en sí, pero transformado en una novela de ciencia ficción. También supongo que tendría algo que ver con las traiciones políticas y las ideas de cada uno de mejorar el país. E imagino también que el hecho de que Cinder resultara tremendamente previsible, desde la primera página prácticamente, tendría también algo que ver. Sin embargo eso no quiere decir nada. Como ya he dicho antes, a pesar de eso, las dos historias me han gustado mucho, y a veces el que resulte obvio por dónde van a ir los tiros no tiene por qué ser del todo malo. Otro de los motivos por los que me ha impactado y gustado tanto La selección es porque creo que he sido la única en ver reminiscencias de Orgullo y prejuicio en ella. Sobre todo en la familia de America. Tiene cuatro hermanos, y sus padres son claramente el señor y la señora Bennet. Mientras que el padre es un buenazo y solo quiere lo mejor para su hija querida, sin importarle lo más mínimo con quién quiera casarse mientras eso le haga feliz, su madre aspira a que tenga lo mejor en las castas superiores. ¿Y qué hay mejor que formar parte de la primera y de paso convertirles en ricos? Pero no solo me recuerda al gran clásico de Austen por eso, sino también por los prejuicios que hay sobre Maxon y el orgullo que aflora por parte de Aspen.

Por otro lado, si habéis llegado leyendo hasta aquí, no os habrá podido pasar desapercibido el tinte de romance que hay en el aire. Y es una de las cosas que más se pueden debatir del libro. Es cierto que, en gran medida, es el tema principal de la novela, ya que se centra mucho en los sentimientos que tiene America, del tipo que sean. Te pincelan los conflictos que tiene el reino, pero lo primordial, al menos en este primer libro, es lo que siente por todos los personajes. Desde amor, amistad, celos y un batiburrillo de todo esto que es lo que más juego puede dar al crear confusión al respecto. Y digo que es lo que más debate puede causar porque a algunos esto les parecerá bien y a otros les parecerá algo superficial y quieran más chicha en lo concerniente a traiciones, guerra y politiqueo. Y es cierto, falta mucho de eso, pero quizá es algo que nos espera en libros posteriores. A mi modo de ver, este es solo una mera presentación de los personajes principales que irán dando mayor o menor juego a medida que avance. También es cierto que los personajes realmente interesantes e importantes se pueden contar con los dedos de una mano, pues de momento las candidatas a princesa son todas unas planas y carentes de personalidad. La única que parece ocultar algo -y que eso pueda crear sorpresa- es Marlee, pero America no parece prestar la suficiente atención para que saquemos algo claro de ello. De momento.

En definitiva, La selección es una novela llena de emoción, confusión y expectación. Una novela donde los sentimientos cobran importancia por encima de todas las cosas, centrándose en el personaje principal. Quizá esto resulte extraño por tratarse de una distopía, pues los elementos de este subgénero aún no se han visto del todo (no soy capaz de discernir cuál es la crítica social exacta que intenta hacer, a parte de lo de ocultar la Historia a los ciudadanos ─que también me recordó a Across the Universe, por cierto, pero es un tema que se trata tan poco...─). Sin duda, en La Élite, la segunda parte, tendremos que ver a la fuerza más cosas de estas. La parte mala es que hasta abril del año que viene no saldrá en inglés (con suerte lo veremos a finales de año en español). Aunque esa es otra de las cosas que más me ha sorprendido: la apuesta de Roca Editorial por el libro, tan distinto a lo que suele traer.

Impresión general
Puntuaciones
Personajes: 8
Amor: 7.75
Trama: 8.25
Distopía: 6
Estilo: 8.25

7 comentarios:

  1. Es la primera buena reseña que veo de este libro, y menos mal porque estaba empezando a dudar si leerlo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Genial Alexia, la he leido de cabo a rabo ya que me gusto el libro mucho como dije en la reseña;) y queria saber tu opinión.
    Me ha gustado como has plasmado en que se diferencia de Ljdh y tambien de Divergente es algo que si me gusto pero a su vez pensé que la gente iria por eso.
    No habia caido en que el principe Maxon se parecia a Kaito y de verdad que me has dejado con la boca abierta cuando llegaste a la conclusion de que los padres se parecian al Sr y Sra Bennet ¡Cuanta razón! y en una escena es clavada :)
    Alexia <3 gracias por la reseña me has enseñado unas cuantas cosas que he pasado por alto al respecto.
    La pena es que tenemos que esperar tanto al segundo libro y no se si recordaré algo de este al empezar con La Elite :)
    La historia de amor, batiburrillo me ha gustado y ¿Como describe la autora los vestidos? me volvi loca

    Un abrazo ;)

    ResponderEliminar
  3. Me gusta mucho la portada y me llama mucho la sinopsis pero me tengo que pensar también mucho si leerlo o no porque he leído reseñas muy contradictorias :S

    Un besito♥

    ResponderEliminar
  4. Ohh, me alegra saber que tras esta bonita portada hay un buen libro ¡Qué ganas de leerlo!

    ResponderEliminar
  5. ¡Que portada! La verdad es que tiene muy buena pinta el libro, es súúúper original... :)

    Gracias por la reseña...

    ResponderEliminar
  6. Otra que se une al: me gusto el libro, perooooo... y es que la autora metió un mundo muy interesante, pero apenas podemos verlo, ya que la autora se centra en los personajes. America me gustó, cosa rara últimamente, aunque le habría dado un tortazo a Aspen por sus paranoias de orgullos XD. Aspen por esa salida no me gusto, pero al mismo tiempo me pareció muy realista y bien llevado, tal vez por eso prefiero a Maxon, que es más inocentón y buenecillo. Los personajes, como dices, planos, las chicas de la selección entraban y salían fácilmente, casi no sabemos nada de la familia (que queda un tanto arquetípica), pero al menos la prota llevaba el peso con algo de carisma. Siento curiosidad por la segunda parte, a ver cómo desarrolla el mundo, porque realmente lo de norteños y sureños mola, y a ver si dice algo de la madre del príncipe. Xa-LFDM

    ResponderEliminar
  7. Me lo acabo de terminar. La verdad es que leyendo tu reseña me he acordado de escenas concretas, y eso siempre es bueno. Es cierto que hay poca «chica» en el sentido de politiqueo... pero claro, eso es lógico dado el papel de la narradora, incluso hay demasiado teniendo eso en cuenta. Con esto quiero decir que al tratarse de una narradora en primera persona, lo lógico y lo válido es ver lo que ve ella. Del mismo modo, la forma que tiene de evolucionar la relación con Maxon es algo que me encanta, y sí, yo también le vi un parecido con Kaito.

    Por mi parte hay varias participantes que creo van a tener más de un secreto, empezando por Marlee, como bien dices, pero también Kriss y la que está relacionada con Nueva Asia. La verdad es que el resumen que te hacen de la historia es interesante, porque no está muy lejos de verse la intervención debido a la deuda soberana... aunque no veo a China expandiéndose de ese modo. En cualquier caso, el escenario histórico es lo suficientemente creíble como para no desentonar con el resto.
    Me encanta la comparación con los Bennet, si bien yo iría más allá, e incluso compararía a May con Jane, por la forma tan optimista y «amorosa» que tienen de ver la vida. En cuanto a Aspen... no me cae bien. Como personaje está muy bien creado, muy lógicas sus reacciones, pero no me creo sus excusas, ni me creo su forma de hacer las cosas. Es un egoísta a pesar de todo lo que dice.
    Y yo no veo superficialidad, quizá porque esa es solo la primera capa con la que se cubre el libro, mientras que si arañas un pco puedes ver un «batiburrillo» de emociones mucho más interesantes.
    Personalmente, algo con lo que me quedaría de este libro son sus diálogos, todos divertidos e interesantes.

    ResponderEliminar