8 de febrero de 2013

Una vez

 Escuchó el hacedor la historia de una joven que no se fijaba en nada que no fuera ella.

Título: Una vez
Título original: Once
Autora: Anna Carey
Traductora: Margarita Cavándoli Menéndez
Editorial: Roca Joven
Saga: Eve II
Páginas: 236
Sinopsis: Por primera vez desde que escapó de su colegio hace muchos, muchos meses, Eve puede dormir tranquila. Vive en Califia, un paraíso para mujeres, protegida del destino terrible que les espera a las huérfanas de la nueva América. Pero su seguridad tiene un precio: se vio obligada a abandonar a Caleb, el chico al que ama, solo y herido a las puertas de la ciudad que ahora es su hogar. Cuando Eve se entera de que Caleb puede estar en peligro, se lanza a los bosques para rescatarlo, pero la capturan y la trasladan a la Ciudad de Arena, la capital de la Nueva América. A partir de ese momento no estará segura de cuál es su destino ni de su volverá a ver a Caleb...

Opinión: ¿Recordáis lo que me pasaba con Eve? Sí, me sorprendió gratamente,a pesar de los puntos negros que os comenté en la reseña. ¿Los ha solucionado la autora en esta nueva entrega de la trilogía? Pues la respuesta es complicada. Sí y no. Sí, algunos de los fallos, como la inocencia de los personajes en general lo ha solucionado, aunque no del todo, como se empeña en demostrarnos Eve a cada paso que da. Y es que la protagonista vuelve a ser uno de los puntos grises de la novela, solo que esta vez no la salva su inocencia, ni estar de viaje. Sin embargo, podemos ver fácilmente puntos que han mejorado ostensiblemente desde el anterior libro.

El primero de estos puntos es la trama. Donde en el primero teníamos una trama con muchos agujeros que llenar, donde todo parece ir únicamente construido para Eve, ahora tenemos una trama más compleja, en la que los demás tienen unas motivaciones más claras y sencillas, o por lo menos, ya que volvemos a tener el mismo narrador «seudotercerapersona», es decir, volvemos a saber todo lo que le pasa a Eve y solo lo que le pasa a ella, con todos sus pensamientos y sentimientos incluidos. Es verdad, sin embargo, que la trama agradece no estar de viaje y tener tiempo para asentarse y prepararnos para los bruscos giros argumentales con que nos va a deleitar. Y sí, nos va a deleitar, ya que esos giros son los que van a hacer que la trama de la obra sea mucho más completa. Sin embargo, en esta ocasión sí que tenemos un cliffhanger al final para que esperemos con ganas ese tercer libro que cerrará la saga. Sin embargo, y pese al ligerísimo avance que se da en este libro, no puedo evitar pensar que se trata de un libro claramente transicional, ya que lo que más hace es presentarnos finalmente  a todos los actores que tomarán acto en la obra.

Quizá este es uno de los apartados que más me han molestado de este libro, sus personajes secundarios. No recuerdo libro que haya desaprovechado con tanta saña a sus personajes secundarios, cuando te los presenta como personajes que podrían llegar a interesarte, es más, podrías llegar a sentir algo por ellos... pero no, todo va demasiado rápido como para encariñarte demasiado. Baste ver lo que pasa con Heddy, personaje con el que te encariñas en nada para ver cómo lo aparta rápidamente y sin que tenga verdadero efecto en la trama, para ver el punto de lo que digo. Y es que si algo nos enseña este libro es que, salvo a Eve, el resto de personajes son prescindibles para la autora, y los utiliza de manera directa para conseguir que veamos cómo siente la pérdida. Eso sí, la gran sorpresa del libro nos da una nueva perspectiva de muchos de los personajes, así como de la misma Eve. A pesar de esto, ella sigue tomando las decisiones de una manera un tanto... voy a decir extraña por no decir que es idiota de remate. No, en serio, hay ciertas decisiones que toma que solo las puedo imaginar si no le hubieran pasado antes ciertas cosas. Es como si no aprendiera para nada de lo que sucede ni de la sociedad en la que vive. «Voy a creerte porque sí» es su lema, cree a todos porque sí. Acepta cualquier prueba sin exigir más demostraciones ni nada.

En cuanto al estilo, como ya he dicho, nos volvemos a encontrar con el mismo estilo de primera persona enmascarado. Personalmente no me parece una mala elección, y, si bien es cierto que ya no engaña a nadie, nos permite ver algunas cosas sobre Eve que de otra manera no veríamos. Sigue sin ser el mejor libro ni en cuanto a descripciones, ni en cuanto a creación del mundo, pero no rompe en ningún momento el contrato entre lector y autor. Es decir, que puedes creerte lo que pone, aunque haya algunas ruedecillas que chirrían al leerlo. Quizá porque provienen de situaciones que ya se veían venir en el anterior libro y por eso no me ha sorprendido demasiado, no les doy tanta importancia. Sin embargo, hay algo que no puedo perdonar al libro. ¿Por fin nos enseñas la alta sociedad y no hay ni una sola descripción de vestidos? ¿El hecho de que sea tercera persona no le permite hacer una descripción pormenorizada? Por favor, se echa muchísimo de menos una serie de descripciones que nos permitan ver y estar allí.

En definitiva, una segunda parte algo descafeinada que sin embargo presenta algunas sorpresas realmente inesperadas. Si os gustó Eve, no podéis dejar de lado su segunda parte. Si no lo habéis leído, y os gustan las aventuras ambientadas en futuros post-apocalípticos, esta saga no es una mala opción.

Impresión general
Puntuaciones
Trama: 6
Personajes: 7
Estilo: 7
Sorpresas: 8
Coherencia: 7

1 comentario:

  1. Hola, tienes un blog precioso *_*, te sigo.
    Sobre el libro, a mi esta saga no me gusta mucho la verdad T_T. Un beso, nos leemos

    ResponderEliminar