20 de junio de 2013

El príncipe y La Élite

Vio la hacedora las dudas y confusiones de una protagonista incapaz de alzar las alas y volar libremente.


Título: El príncipe (ebook) / La Élite
Trilogía: La selección II
Autora: Kiera Cass
Traductor: Jorge Rizzo
ISBN: 9788492429103 (El príncipe) / 978-84-9918-613-9 (La élite)
Editorial: Roca Editorial
Precio: 2.84€ / 14.50€
Lee los primeros capítulos
Sinopsis (La Élite): De las treinta y cinco chicas llegaron a palacio para competir en la Selección. Todas menos seis han sido devueltas a sus hogares. Y solo una conseguirá casarse con el príncipe Maxon y ser coronada princesa de Illea.
America todavía no está segura de hacia dónde se inclina su corazón. Cuando está con Maxon, se ve envuelta en un romance nuevo y que la deja sin aliento, y ni siquiera puede imaginar estar con nadie más. Pero cuando ve a Aspen en los alrededores de palacio, los recuerdos de la vida que planeaban tener juntos se agolpan en su memoria. El grupo de chicas que llegaron a palacio se ha visto reducido a la Élite de seis, y cada una de ellas va a hacer todo lo posible por ganarse a Maxon. El tiempo se acaba y America tiene que tomar una decisión.
Sin embargo, cuando ya cree que ha llegado a la conclusión definitiva, un suceso devastador hace que se lo vuelva a plantear todo de nuevo. Y mientras lucha por averiguar dónde está su fututo, los rebeldes violentos que quieren derrocar la monarquía se hacen cada vez más fuertes y sus planes podrían acabar con cualquier aspiración que America pudiera tener de un final feliz…

Opinión: Al igual que sucedía con Travesía de Invierno en The Iron Daughter, El príncipe es un relato corto que nos cuenta un poco más de La Selección. En esta ocasión, la novedad es que la voz que lo narra es Maxon, como ocurría en Obsidian con Daemon, y lo enfoca justo al principio de que empezara el concurso. En El príncipe veremos un poco mejor las inquietudes de Maxon y su relación con el rey, algo que había pasado totalmente desapercibido en el primer libro desde la perspectiva de America. Sin embargo, a diferencia de los otros libros mencionados, El príncipe solo puede leerse en ebook, no viene incluido en el libro físico (algo que, ciertamente, hubiera preferido; a fin de cuentas mi orden de lectura ha sido ese: La Selección, El príncipe, La Élite). Si bien es cierto que en La Élite no encaja del todo bien este contenido, al final, por ejemplo, como material extra, de La Selección, hubiera quedado de fábula. Sobre todo si lo vemos así, como material extra, puesto que al final de El príncipe volvemos a ver escenas comunes con America y diálogos calcados.

Y es que la relación entre los personajes es de lo más especial. Si bien es cierto que en este libro he tenido sentimientos encontrados por la cantidad de subidas y bajadas que hay en el plano emocional, también es cierto que puedo llegar a comprenderlas. Si recordáis lo que dije en la reseña de La Selección, veréis que es una novela de sentimientos. La Élite conserva eso y lo lleva más allá, quizá demasiado. En especial lo digo porque en esta segunda novela de la trilogía deberían habernos mostrado algo diferente, y es cierto que lo hacen, pero creo que demasiado poco en comparación. En el primer libro no tuve ningún sentimiento de abofetear a la protagonista, y en este, en cambio, había veces que resultaba exasperante. Pero ya digo que, a su vez, lo encontraba coherente. America es una protagonista con altos valores, pero con poca confianza en sí misma. Y esa característica de su personalidad hará que la mayoría queramos gritarle cuatro cosas a la cara. Está clarísimo cuál es el destino de America, cuál tiene que ser su papel. Y todo el mundo lo ve y lo sabe menos ella. Es una Katniss en potencia, pero no acaba de creerse que eso vaya con ella... Hasta el final del libro. Pero eso también lo pensábamos al final de La Selección y mirad qué bucle es La Élite; parece que sea un libro de relleno, porque para lo que te cuentan realmente interesante... sobra la mitad. Y si ya el libro tiene pocas páginas de por sí, se podrían incluir en el otro y dejarlo tal cual.

Dado que es un libro de sentimientos, lo que más va a predominar son los sentimientos y dudas de America. Dudas sobre si está en el lugar que quiere, sobre si ser princesa iría con ella, sobre si realmente quiere a Maxon o Aspen... Y todo eso conformarán los altibajos que he mencionado antes. Una auténtica montaña rusa donde no sabes cuándo va a estabilizarse o parar. No sé si quedó claro o no en la reseña anterior, pero si es de chicos de los que hablamos, está claro que Maxon es el que mejor le queda. No porque sea el príncipe, ni porque sea un Uno, ni por nada de todo eso, sino porque es con el que más química tiene. La química entre los personajes es muy importante, y ellos dos la tienen. Es cierto también que Aspen en este libro parece cobrar mayor interés que en el otro, y que tiene mayor complicidad con America por todo el pasado que les une, pero la primera impresión también cuenta, sobre todo si tengo que compararle, y Maxon le gana de calle. También es cierto que en este libro Maxon también tiene sus pegas, para equilibrar el triángulo supongo, pero después de todo lo que acabamos sabiendo de él, es imposible que no se le quiera más.

Una de las cosas que menos me convencieron de esta trilogía era el trasfondo en el que se desarrolla. Se supone que en realidad esta trilogía es una distopía y no fui capaz de verla realmente. En esta ocasión se deja ver un poco más a través de uno de los diarios de Gregory Illéa, y de una fantasmagórica aparición de los rebeldes donde «vemos» sus caras y oímos sus voces. Esto ocurre hacia la mitad del libro, donde ingenuo de ti podrás pensar que es a partir de donde la historia dará un giro y habrá algo de acción... Pues no. Ya os ahorro el mal trago quitándoos esas cosas de la cabeza. Ciertamente eso es algo que me sentó muy mal y que me provocó ganas de matar a alguien, no solo a America. De nuevo la sensación de altibajos y de relleno afloraron por mi mente y eso no es bueno de ninguna manera. Por no hablar de explicaciones superficiales sobre los rebeldes que parecen copiadas y pegadas (que si los norteños son los violentos y los sureños los pacíficos, o al revés, y ya). Pero, por otra parte, tenemos a la figura del rey, que palía un poco ese regusto amargo de querer saber más cosas sobre la sociedad. En el primer libro, como decía al principio hablando sobre El príncipe, no aparece gran cosa sobre ese personaje y aquí, en cambio, lo conocemos prácticamente en su plenitud (también ayuda leerlo en El príncipe, ya digo).

¡Ah! Y por si alguno tenía la esperanza de ver acción y evolución en la parte social de la trama, que aparecieran los rebeldes o que hubiera traiciones reales y guerras... que se desengañe. La trama principal sigue siendo la Selección y, por lo que apunta, la trilogía acabará cuando Maxon elija. Quizá por eso tengo tantas ganas de leer The One (¿La única? ¿La elegida? ¿Cómo lo traducirán?), para ver si de verdad va a quedarse en eso o, como hemos podido ir viendo, habrá una evolución con respecto a temas sociales. Porque sí, se nota que en este libro se habla más de eso que en el anterior, no solo por los diarios, sino por los debates políticos del Report (que tampoco es que sean lo más, no os engañéis, pero es algo más), pero, como he dicho antes, no se equilibra lo suficiente con la brasa que nos da America con sus dudas. ¡A mí me gustan las novelas de sentimiento y personajes! Así que para que yo diga eso... Aun así, tengo ganas de ver cómo se resuelve todo, si America consigue convertirse en Katniss y renacer de sus cenizas convertida en un fénix o qué... pero hasta el año que viene nada.

Impresión general
Puntuaciones
Personajes: 8
Amor: 7.5
Trama: 7.5
Distopía: 6
Estilo: 7.5

1 comentario:

  1. ¿America convertirse Katniss? Ni en sus mejores sueños XD. Sí, se ve que quieren ponerle ese papel, pero es que con tanta brasa que da dé: "Uys, Maxon ha hecho caso a otra chica, hago caso a Aspen. Veo a Maxon, hace algo tan wonderfulloso que le tengo que adorar" y así tooodo el rato. Una cosa es una montaña rusa y otra muy diferente, este mareo.

    A mí me queda claro que solo cuando maxon ya se cansa de America y se le insinúa que puede no ser tan bueno y perfecto (lo del rey del final, si es cierto, es MUY OoC de lo que marcó la autora en el primer libro), es cuando America lucha, WTF? Pero si ha ido haciendo durante todo el maldito libro cosas por ella y ha demostrado que la quiere (que dude de si puede ser princesa o no, vale, ¿de su amor? Joe, cansaba).

    Así que estoy de acuerdo en que sobra mucha paja, falta mucha acción y más movimiento. Yo, la verdad, estoy ya un tanto cansada de esta saga, la acabaré por saber cómo acaba y poco más. Xa-LFDM

    PD: sobre el príncipe no opino, no lo he leído :P

    ResponderEliminar